sábado, 28 de febrero de 2015

Relaciones sexuales poliamorosas saludables

Por Hope Gilette


Puede ser socialmente preponderante ser monógamo como estilo de relacionarse, sin embargo la verdad es que cada vez más y más personas están explorando su sexualidad y las relaciones poliamorosas se están volviendo moneda común. Así que, ¿cómo mantenerse saludable cuando te relacionas con varias personas a la vez, y cuando esas personas pueden tener múltiples parejas también?

La clave está, dicen los expertos, en la comunicación abierta y honesta, y en hacer pruebas de laboratorio, de manera regular.

En un reporte de Psychology Today, las parejas envueltas en relaciones poliamorosas (relaciones con varias personas a la vez) tienen un miedo mayor en cuanto a su salud sexual: las Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS). Y esta preocupación no es sorpresiva. Al momento de examinar a todos los miembros de cada rama de una relación poliamorosa, una persona puede estar potencialmente expuesta a patógenos de cientos de otras personas.

El truco para sortear este temor está en mantener un círculo abierto de confianza y comunicación, y los expertos recomiendan organizar una ocasión donde todos los integrantes se puedan reunir y programar tests de ETS para compartir y revisar los resultados.


"Fieles a la práctica  poliamorosa que enfatiza la comunicación como una herramienta fundamental de las relaciones, los poliamorosos hablan entre ellos y con las parejas de sus parejas sobre las ETS" afirma Elisabeth Sheff, PhD, en Psychology Today. "Más frecuentemente la gente se hace chequeos (con seguimientos de cada seis meses) y se reunen a tener una conversación con los resultados para mostrarlos y hablar, en un círculo en algún lugar, mostrando los resultados de los exámenes para ver qué es lo que cualquiera pueda tener. Marca una diferencia ver a la gente que se verá afectada por tus elecciones sexuales y decirles directamente cómo cada uno va a proteger la salud de cada uno de los otros."


La Sociedad Norteamericana de Salud Sexual indica que más de la mitad de las personas van a tener una ETS en algún momento de sus vidas, y estimaciones recientes dicen que hay casi 20 millones de nuevos casos de ETS reportados cada año. Desafortunadamente, menos de las mitad de los adultos entre 18 y 44 años han sido testeados por alguna ETS diferente al VIH/SIDA y una de dos personas sexualmente activas tendrá alguna ETS a los 25 años.


Los integrantes de una relación poliamorosa tratan de reducir sus riesgos de contraer alguna ETS adhiriéndose a la regla de "no intercambio de fluidos", que incluye prácticas como usar condones y barreras de látex. Si fuese a ocurrir algún intercambio de fluidos debe ser con el consentimiento de todos.


Lo que las relaciones monógamas pueden aprender de las poliamorosas.

Es interesante que, aunque las relaciones poliamorosas sean miradas con recelo por parte de los monógamos, las parejas que se dedican a una y solo a una persona pueden recibir una lección de los valores que adoptan los que practican el poliamor. Debido al riesgo significativo que significan las ETS, la apertura y el compartir son muy valorados en los grupos poli y van más allá de solamente el ámbito sexual de la relación.

Lo que es más, éste protocolo de la comunicación y el régimen riguroso de exámenes han llevado a que las investigaciones concluyan que los individuos no monógamos en relaciones abiertas tienen muchas veces menos ETS que la gente que permanece monógamas pero no son fieles.

Investigaciones publicadas en el Journal of Sexual Medicine encontraron que "...los participantes sexualmente infieles demostraron tasas significativamente menores en cuanto a comportamientos sexualmente responsables, tanto con sus parejas primarias y durante sus encuentros sexuales fuera del binomio. Los participantes sexualmente infieles mostraban menor probabilidad de hacerse tests frecuentes de ETS y menor intención de discutir asuntos de sexo seguro con sus nuevas parejas" de acuerdo a lo dicho en el reporte.



Traducción de Selenio. El artículo original puede consultarse aquí.




2 comentarios:

  1. Está repetido hasta el hartazgo pero no por eso deja de ser valedero: la honestidad es la única forma de llevar adelante una vida sexual placentera y activa.

    Muy bueno el blog.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, aunque están sujetos a remoción en caso de que así lo considere necesario.

Flotante